Conscious Capitalism (Capitalismo Consciente) - John Mackey y Raj Sisodia

Así como la gente no puede vivir sin comer, los negocios no pueden vivir sin utilidades. Pero la mayoría de la gente no vive para comer, ni todos los negocios viven sólo para generar utilidades
— John Mackey

Con un título que se ha convertido prácticamente en una tendencia de pensamiento, “capitalismo consciente” nos propone el modelo de economía libre de mercado como una fuerza que impulsa la innovación, mientras guarda a lo interno el potencial de solventar los grandes problemas sociales de nuestra Era.

AUTORES

Los complementos de estas dos visiones hacen de este libro un gran tesoro, lleno de análisis y buen respaldo.

john_mackey-capitalism_consciente

John Mackey: Co-fundador y co-CEO de WholeFoods Market, es renombrado líder del movimiento de alimentación saludable y premiado en múltiples ocasiones como ejecutivo en los Estados Unidos. (ver más sobre John Mackey)

 


raj_sisodia-capitalismo_consciente

Raj Sisodia: Académico y líder de pensamiento en negocios. Es autor de varios libros y artículos académicos, así como un reconocido proponente del capitalismo consciente y el papel de los negocios conscientes en el futuro de los mercados (ver más sobre Raj Sisodia


EN GENERAL

Los autores aceptan cómo el capitalismo se ha salido de curso en los últimos 25 años, creando un gran énfasis en los movimientos financieros de corto plazo, las métricas económicas superficiales y las relaciones de ganar/perder en los negocios. El tiempo que un inversionista en Estados Unidos retiene un título valor ha disminuido de un promedio de 8 años a solamente 6 meses. Claramente, el efecto que esto genera es una obsesión enfermiza de parte del mercado por los movimientos en índices financieros de corto plazo, que a su vez crean una presión directa sobre los CEOs de las grandes empresas. 

Sencillamente, la ideología detrás de los negocios crea una gigantesca desconfianza al verse evidente la gran dinámica de “zero-sum” (suma cero) del mercantilismo, en la que todas las interacciones de negocios quitan de alguien en la misma proporción que le agregan a alguien más. Sin embargo, esta mala interpretación de la dinámica de los negocios se pone en contraposición con el potencial real de crecimiento y beneficio mutuo en el capitalismo consciente. A grandes rasgos, los negocios en las últimas décadas han funcionado bajo la ilusión de que el mercado es un pastel que debemos repartirnos entre algunos, mientras que la realidad en la dinámica de creación de valor, en la que se intercambian recursos, esfuerzo e innovación, puede generar un crecimiento continuo del pastel. 

Sin embargo, el despertar del capitalismo, en el que las organizaciones tienen claridad sobre las interconexiones que existen en sus operaciones (el sistema por medio del cual interactúan todos los stakeholders), revive la llama original por medio de la cual es posible crear valor duradero de forma positiva.

“los negocios son buenos porque crean valor, son éticos porque se basan en intercambios voluntarios, son nobles porque pueden elevar nuestra existencia y son heroicos porque rescatan a la gente de la pobreza y crean prosperidad” 

Estas consecuencias positivas del capitalismo, según los autores, son un subproducto involuntario del sistema económico libre, pero a medida que somos más conscientes del potencial que existe, en ese despertar adquirimos una nueva responsabilidad de integrar y crear valor y prosperidad en todo lo que nos rodea, que resulta paradójicamente en mayores utilidades. 

Al hacer este reconocimiento central, los negocios adquieren un nivel de consciencia superior y por lo tanto inician su camino a convertirse en negocios conscientes y disfrutar de los beneficios comerciales reales que esto representa. Los cuales los autores claramente respaldan al afirmar que un negocio consciente es 10.5 veces más rentable que su contraparte tradicional. (basándose en estudios de varios años)

En ese camino para convertirse en un negocio consciente, los autores identifican 4 ingredientes o principios clave y los desarrollan extensamente:

1. Propósito Superior: La razón de existir de un negocio y la diferencia que quiere hacer en el mundo; su legado. Un propósito superior brinda un norte claro para la organización y su gente, funciona como un imán para atraer al talento adecuado, facilita la toma de decisión (decisiones más atrevidas, pero claras), crea una fé ciega en lo que se quiere lograr, elimina la obsesión por los movimientos de la competencia y por las fluctuaciones del mercado y brinda un punto de alineamiento para los esfuerzos individuales de la organización. 

Además, el libro hace una diferencia interesante con otros conceptos más anticuados: El propósito es la diferencia que quiero hacer en el mundo, la misión es la estrategia central que utilizaré para cumplirlo y la visión es la viva imagen de cómo se verá el mundo cuando cumpla con mi propósito.

2. Integración de Stakeholders: El negocio tradicional ve a los stakeholders como un medio para cumplir con su fin de maximizar utilidades, mientras que un negocio consciente ve la generación de valor y bienestar para cada stakeholder como un fin en si mismo. Bajo esta perspectiva, los autores hacen un análisis de la relación que un negocio consciente debe entonces tener con el consumidor, los colaboradores, los inversionistas, los proveedores, la comunidad (local y global), el medio ambiente y los del “círculo externo” (competidores, ONGs, gobierno, etc.)

3. Liderazgo Consciente: Hablando de los ingredientes para un líder consciente, los autores hablan de temas como los valores femeninos en los negocios, la inteligencia emocional, el pensamiento en sistemas y la empatía. Además proponen al líder de la organización como una persona balanceada mental, física y espiritualmente, que vive para servir a su organización en la realización de su propósito.

“los líderes, como cualquier persona, son típicamente motivados por alguna combinación entre poder, dinero y propósito”

4. Cultura y administración consiente: Tradicionalmente parecemos olvidar el poder de la cultura organizacional y dejamos que esta sea una consecuencia accidental de nuestra operación, mientras que en un negocio consciente, la cultura es un producto cuidadosamente diseñado para cumplir su potencial como el activo más importante de la organización. Los autores definen la cultura y administración de un negocio consciente bajo los conceptos de descentralización , empoderamiento, innovación y colaboración.

“el rol del gerente no es el de controlar a otras personas; es crear las condiciones que facilitan la auto-administración (…) la creación de un ambiente de trabajo que inspira contribuciones excepcionales y da mérito a la inyección de pasión, imaginación e iniciativa”

LO BUENO

Desde una posición objetiva, es un libro de altísimo valor que propone una visión más pura del capitalismo, mediante la cual es posible entender la relación que las empresas deben forjar con todos sus stakeholders para crear valor compartido, interacciones ganar/ganar y al mismo tiempo generar beneficios financieros y éxito comercial al hacerlo. Es un análisis de lo que el capitalismo puede llegar a ser en una nueva realidad que aspira por negocios más conscientes y está aprendiendo a premiarlos.

Personalmente encuentro la comparación que se hace entre un Negocio Consciente y la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) como uno de los puntos más refrescantes en el libro. Aunque no se le dedica tanto espacio, es prácticamente imposible no hacer una relación directa entre los dos conceptos y crear una confusión ideológica (algo que en Revolución del Propósito tratamos de evitar a toda costa, en todo lo que hacemos). En el libro se presenta la RSE como una estrategia que se adiciona al modelo tradicional de negocio, asumiendo que todos los buenos actos en la corporación son deseables, mientras que un negocio consciente entiende claramente que el beneficio real para todos los stakeholders es parte de su modelo de negocio y que exige que cada acción tenga dirección hacia un propósito superior.

LO REGULAR

El peso que tiene la presencia de WholeFoods dentro del libro es bastante fuerte, por razones obvias. No quitándole esto valor a los ejemplos que se presentan, es posible suponer que existen diferentes alternativas de acción, que en mi experiencia en la región, pueden resultar de más alto valor. Adicionalmente, aunque es imposible cubrir todos los ángulos en un sólo libro, deja muchas preguntas referentes a la práctica real de algunos de los procesos de transformación necesarios para convertirse en un negocio consciente, quedándose en ocasiones con una visión más romántica del asunto, que aunque inspiradora, puede dejar a algunos lectores más aguerridos, en busca de más. 

POR ÚLTIMO

Cuando co-fundé Revolución del Propósito, el ideal que teníamos en el grupo era el de ayudar a las empresas a entender que existe una esencia única que las define y que las puede ayudar a encontrar el máximo de su potencial. Sabemos que esa esencia - ese propósito - es el norte que una empresa realmente grandiosa necesita para inspirar a su gente, para conectar genuinamente con el consumidor y por lo tanto, para lograr el éxito. Este propósito es necesariamente noble; o sea, necesariamente responde a deseos humanos y a favor del entorno y de un legado positivo.

Aunque nuestra ideología original en Revolución del Propósito - y una que aun comparto - es más enfocada en estrategias prácticas y menos romanticismo que el de Mackey y Sisodia en este libro, sigue siendo una gran recomendación para gerentes de hoy, que luchan con un mundo cambiante y principalmente con la difícil tarea de conectar con su gente. 

EN AMAZON:

 

Sebastian Falla

(Artículo originalmente publicado en Revolución del Propósito)

 

¿Te gustó este artículo? No te perdás de ningún libro recomendado suscribiéndote con tu correo (envío solo un correo al mes con todas las recomendaciones)

 

... y no te olvides de compartir este artículo:

Sebastian FallaComment